sábado, marzo 07, 2015

EL TRAGICÓMICO CAPÍTULO UNASUR



EL TRAGICÓMICO CAPÍTULO UNASUR
Agustín Blanco Muñoz

La confusión no se detiene. No aminora. Vienen los cómplices de Unasur, encabezados por Ernesto Samper a darle un baño de democracia a la dictadura militar-policial-civil que tiene en Nicolás Maduro su vocero principal.

Y para cumplir este cometido se creó un escenario para que se exhibieran los funcionarios oficiales y manifestasen su disposición y la mayor apertura para lograr el reestablecimiento de un clima de entendimiento, armonía y paz  que ha sido alterado por la  acción política de la derecha, imperialista, escuálida y pelucona.

No hay dato alguno que permita colegir que de Unasur pueda provenir una observación objetiva y dispuesta a hacerle frente a cualquier  de los improperios de este régimen.

Por eso llena de alarma que la MUD, en la persona de su coordinador, se queje porque Samper y su comitiva no se hayan dignado invitar al diálogo que supuestamente sostendrían con la oposición.

Unasur simplemente desconoce a la MUD. Y eso quiere decir que, en principio, limita su observación a las instancias oficiales. Pero llega más lejos en su desconocimiento la comisión del Sur: procede a invitar como interlocutores a algunos dirigentes de la oposición como Henrique Capriles quien en forma inmediata, el 05-03-15, dio la noticia y confirmó su asistencia.

El 06/03/15 Jesús Chúo Torrealba declara oficialmente que la MUD no fue invitada a reunión con Unasur y que eso significa una trampa para decir internacionalmente que ellos no quieren dialogar. No se refiere para nada a algo tan obvio como es el desconocimiento de la MUD en tanto institución.

Para Torrealba el desconocimiento es una trampa en la cual la MUD no va a caer. Y por ello nombra a los invitados por Unasur como sus comisionados ante esa organización.  De esta manera   convalida la actuación discriminatoria de Unasur que comenzó por darle una patada a la mesa de la oposición oficial y nombrar los interlocutores que les dio la gana.

Y al lado de esta actuación de la dirección de la MUD está la de algunos analistas que, al enterarse por las declaraciones de Torrealba que Unasur no tiene  el propósito de hablar con la MUD, llegan a la conclusión de que en ese organismo no hay imparcialidad en su actuación y que por ello no hay nada que esperar de su condición o capacidad de mediador para la resolución de la crisis venezolana.

¿Pero de dónde saca la MUD y sus analistas que la Comisión del Mercado del Sur vino a poner al régimen en su lugar para impulsar el verdadero respeto a los DDHH y con ello darle espacio  a la consecuente convivencia?  ¿Esperaban de Unasur  que en lugar del papel de socio-cómplice asumiera la postura de una entidad crítica, justa, equilibrada e independiente?

Y si la MUD y sus analistas muestran ese débil examen de la realidad, que parece más bien lindar con la complicidad, el juego de la mediocridad política lo sigue ganando esta revolución de la decadencia, la corrupción, la destrucción y el crimen 8610. ¡Qué historia amigos! @ablancomunoz  abm333@gmail.com

07 de marzo del 2015


1 comentario:

Armando Rangel dijo...

Excelente artículo.