martes, agosto 01, 2017

NOS ESPERA UNA TRAGEDIA DE DIMENSIONES IMPREDECIBLES


NOS ESPERA UNA TRAGEDIA DE
DIMENSIONES IMPREDECIBLES



El profesor Agustín Blanco Muñoz habla de nuevo. Nos relata sobre un tema que, como siempre, no cumple con ninguna novedad en los planes del castro-comunismo implantado en nuestro país pese a que el pensamiento general considere que las vías de un posible cambio de Gobierno sea factible.

En esta conversación abordamos viejos asuntos que asoman visos de elementos coloniales, históricos en el mejor sentido de la palabra del concepto "republicano" e imperialista; la supuesta Independencia; los momentos críticos que conllevaron a la formación de esta nación basados en un nacionalismo avasallante; la denostada concepción de "democracia" y luego el inciso de la injerencia cubana, los golpes intentados por la izquierda -o derecha disfrazada- y, por supuesto, el característico e interminable plan que, aún difunto, continúa en torno a la figura de un gran responsable llamado Hugo Rafael Chávez Frías, golpista-presidente electo por "el pueblo".

Todo esto se comenta a pocos días de que se inicie un nuevo proceso demoledor en materia de Estado: La Constituyente. Con este sumario nos internamos en una lectura de cuidado que merece una atención de lector concienzudo y paciente.

Comenzamos con un tema que no muchos conocen en los días actuales. Una intentona de golpe en los años sesenta. En plena "refundación democrática de esta República". Habla el profesor.



LA CABILLA ENTREVISTA A
AGUSTÍN BLANCO MUÑOZ

-Se cumplieron cincuenta y cinco años del Porteñazo ¿Fue este uno de los primeros episodios de la injerencia cubana en Venezuela?


Los Movimientos calificados como cívicos-militares que se producen en 1962 y, específicamente el 04 de mayo y el 02 de junio, conocidos como el Carupanazo y el Porteñazo, no registran la presencia del componente cubano. Pero la injerencia de eso que se conoce como revolución cubana comienza su andar desde la primera visita de Fidel Castro a Caracas el 23 de enero de 1959.

La búsqueda fundamental del recién llegado al poder en Cuba tiene que ver con el petróleo y con un país “que se lo había dado todo sin que él le hubiera dado nada”, como señaló en su discurso en El Silencio. Y eso le permitía pensar que también con combustible se pudiera contribuir con la Cuba que iniciaba un nuevo recorrido histórico. Algo que se logra progresivamente, desde el primer gobierno de Caldera, hasta la presente revolución bolivariana.

Esto se puede considerar como uno de los móviles que explican que desde un comienzo Cuba y específicamente Castro, se propone tener una injerencia cada vez más firme en Venezuela. Por esto, bien podría pensarse que ya en los levantamientos cívico militares de 1962 estaba planteada la participación de la naciente revolución.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la mayor parte los militares que participan en esos movimientos nada tenían que ver con las posiciones que para el momento se califican como revolucionarias. Es más bien gente que en sentido general se califica como nacionalista y que, de acuerdo a otros registros, como gente o militantes de la derecha.

En el momento, hay militares ligados a la izquierda como Víctor Hugo Morales y Pedro Vegas Castejón. Pero capitanes como Teodoro Molina Villegas, Manuel Ponte Rodríguez o Pedro Medina Silva no son considerados como miembros de la izquierda. Y se llega al caso, por ejemplo, de que al despedir a los presos que estaban en el Castillo de la Base Naval de Puerto Cabello, constituidos por militantes del PCV o el MIR, para que fueran a la calle a combatir contra el gobierno, el Capitán Medina Silva les pide abstenerse de gritar consignas en favor de la Revolución Cubana, porque “nosotros no tenemos nada que ver con eso y sólo buscamos salir del gobierno traidor de Rómulo Betancourt”.

De modo que, aun admitiendo que ya había una programada injerencia cubana en este expaís, no está presente el componente humano de aquella nación. Sin embargo, lo que sí está aquí para esa fecha es la influencia de esa revolución en un movimiento que se auto calificaba como revolucionario y que había decidido seguir sus pasos. De ese modo, comenzó a actuar el espejo de una naciente revolución que no se produjo a la hora del derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero 1958.

¿Quiere decir que la injerencia directa, plena de la revolución cubana es posterior a los alzamientos de Carúpano y Puerto Cabello?

Si, en sentido general, es posible establecer que la injerencia, intervención, participación directa de los cubanos en la política venezolana coincide con la derrota de Carúpano y Puerto Cabello. Para el PCV y el MIR es un aplastante fracaso su búsqueda de un “nuevo gobierno ya”, que comenzó en noviembre de 1961. Y con estas derrotas queda materialmente cerrado el camino golpista y se inicia el guerrillero, visto y entendido como la forma de lucha principal para impulsar lo que se entendía como la liberación nacional.

Esas guerrillas rurales y urbanas, aun con la ayuda exterior coordinada y encabezada “por la estafeta cubana”, como la calificaría Rómulo Betancourt, se convirtieron en una suma de fracasos. Esta ayuda actuó también en el desembarco de armas de Punta Macota, península de Paraguaná, Falcón, en noviembre de 1963 y en mayo de 1967 en lo que se conoce como invasión de Machurucuto.

A la larga, la derrota conduce a una llamada política de pacificación que progresivamente lleva a todos los grupos, que fueron agentes de esa tal subversión revolucionaria, a una triste y penosa pacificación que al decir del Fidel Castro, una vez que rompe con el PCV y el MIR “blandos” los devuelve al “pasquín electoral” del cual no han salido hasta el día de hoy.




¿Es la Constituyente el dispositivo final para enterrar la República o aún queda trecho?

Ya en el período de la lucha armada, al que nos acabamos de referir y en muchos otros momentos de la llamada historia republicana, se ha hablado de los enemigos de la patria o la república. En cada caso se dice mantener la lucha por la conservación de la “cosa pública”, de la república independiente, soberana y totalmente opuesta a la idea y realidad de colonia. Se instrumenta de manera permanente la defensa de la república como entidad de libertad.

Y aquí se plantea la difícil situación que lleva a duras interrogantes. ¿Cuál república? ¿Cuál independencia? ¿Cuál libertad? En la llamada colonia venezolana, como en todas, hay libertad e independencia para quienes pueden comprar esos privilegios y por poseer además cercanía e identificación con el núcleo de poder central o metropolitano.

Y no puede perderse de vista que los llamados blancos criollos no son en principio jurados enemigos de la llamada corona española. Son unos aliados que sólo aspiran a administrar directamente las riquezas hasta entonces en manos de la metrópoli. Se busca de esa manera un acuerdo o negociación y no una confrontación.

Esto explica la aparición en abril de 1810 de la junta de defensa de los intereses de Fernando VII. Se procura una independencia acordada, permitida, de mutuo acuerdo. ¿Y qué lo impide? El acuerdo no adquiere un tránsito expedito debido a la presencia de fuerzas sociales que estaban enfrentadas a los blancos criollos, quienes propugnaban el acuerdo.

Los llamados blancos de orilla, pardos, mulatos, indios y negros confrontan con los intereses mantuanos que a la larga lograron obtener la independencia de y para héroes y caudillos que no vacilaron en utilizar el mote de libertadores. Una jerarquía que dará pie a la muy nombrada generación de libertadores y creadores de una auténtica república que hasta la fecha sirve y arropa, fundamentalmente a la gran descendencia mantuana, a la riqueza de uno o muchos valles.



 ¿Entonces la república nuestra tiene sus específicos propietarios?

Si, y por eso la pobreza de hoy, que es la esclavitud de ayer, sigue sin república, sin patria y apenas obtiene las migajas de las mismas que le llegan por las vías del populismo, visto y tenido como planes de “ayudas para el desarrollo social”, que otros califican como planes para el mejoramiento de la vida de los pobres.

¿Eso quiere decir que la constituyente no va a acabar con la república?

Claro, el planteamiento relacionado con una constituyente que vendría a terminar con la república es algo que en el marco de lo expuesto carece de sentido y validez. No se puede acabar con lo que no existe. Se entiende que una constituyente tiene como meta la fundación de una república. Es un colectivo-pueblo en acción para promover, constituir y organizar la forma de vida republicana. Un cuerpo de instituciones que garantizan la vida de todos.

Pero en nuestro caso en términos de libertad, igualdad y fraternidad, tal cual lo estipula el legado de la revolución francesa de 1789 ¿dónde está la “cosa pública” o cosa de todos? ¿Quién puede afirmar que en más de dos siglos de nombradía de vida republicana hayamos alcanzado igualdad, libertad e independencia más allá de la palabra? ¿Cuál es aquí “la cosa que todos disfrutamos”? ¿Dónde y cuándo ha existido esta felicidad de todos?



¿Entonces usted no cree en la república como institución contraria a la colonia?

Esto lleva a enfrentar una de las grandes verdades establecidas. Hace cinco siglos A.C. surge en Roma la república como forma de gobierno que deja atrás la monarquía. ¿Pero quién puede sostener a esta hora que los poderes ilimitados de los jerarcas de la aristocracia desaparecen? ¿Por qué no admitir que hubo un cambio en la forma de dominación? ¿No es la república la vía legal -constitucional de mantener la desigualdad? ¿Hay o no desde Roma una república aristocrática y una plebeya?

Y si partimos de esta premisa es evidente que la llamada constituyente originaria poco o nada ha tenido ni tiene que ver con los colectivos-pueblos. Es la manera de crear las repúblicas de los poderes. Y para no ir más atrás, la constituyente originaria francesa bautiza el magno poder de la burguesía.

El movimiento del colectivo-pueblo ruso crea la república de la burocracia revolucionaria, realidad que se repite en cualquiera de las experiencias que se han denominado como transformaciones sociales realizadas en nombre del proletariado que postula el marxismo-leninismo, como agente fundamental de las llamadas revoluciones.

Y hay que decir, en definitiva, que los llamados poderes constituyentes han sido ayer y hoy obras de los poderes en vías de establecerse o ya establecidos. Por tanto, se puede colegir que en nuestro caso el ciclo constituyente es simplemente el proceso de acomodo y reacomodo de las formas de dominación. El poder- capital en cada momento adecua sus instrumentos para el logro de sus fines tácticos y estratégicos que se identifican con la acumulación de riquezas.



¿Pero por qué una constituyente convocada por una revolución que tiene una constitución que considera el máximo legado de su creador Hugo Chávez?

En la actualidad la constituyente, convocada el primero de mayo, es la vía de salvación asumida por esta revolución bolivariana en un momento en el cual estaba materialmente frente a la posibilidad de una derrota electoral. Estaba más que cantado que cualquier convocatoria a elecciones en el presente año conduciría a una derrota inevitable y a esto alude el recurso al cual se apeló.

Ahora, lo importante es apreciar los mecanismos de que se vale esta dictadura militar-policial-narco-delincuencial-civil para justificar su llamado a constituyente. Para ello se valió de un planificado y bien orquestado escenario de violencia en el cual caerían, como en efecto cayeron, quienes hasta el 27 de marzo pedían elecciones y cuyos esfuerzos hoy están dirigidos a intentar impedir las elecciones para la constituyente programada para el 30 de julio.




Profesor, explique más en detalle su idea de lo ocurrido el 27 de marzo.

La historia del 27M-17 es fundamental. Para esta fecha las oposiciones tienen cercado al gobierno en lo relacionado con la cuestión electoral. Para ese momento el gobierno se ha negado permanentemente a convocar las elecciones regionales. No puede convocarlas a menos que se hubiese resignado a perderlas y poner la presidencia en peligro a tenor de las elecciones que se realizarían en diciembre del 2018.

¿Y cómo salvar el proceso de este encierro?

Esa es la cuestión central. ¿Cómo salir del encierro en el cual las oposiciones colocaron al gobierno después de la derrota que tuvieron a la hora del revocatorio del año pasado? Este es el momento en el cual se pone en marcha un plan de alcance inmediato y mediato que apunta hacia un programa o escenario de salvación. Pero ese instrumento requiere de una justificación que fuese difícil de rebatir. Por ello el objetivo planteado se concreta en llevar a esas oposiciones a un escenario de violencia que sirviera para mantener, alimentar y justificar un llamado a la siembra de una supuesta paz.

Interesante notar a este respecto que las oposiciones-MUD fueron conducidas entonces a un montaje contentivo de una gran trampa. El 28 y 29M-17 se publican las sentencias 155 y 156 del TSJ que despojaban la Asamblea Nacional (AN) de sus funciones e inmunidad de sus miembros. El 31M-17 la Fiscal Luisa Ortega Díaz denuncia que las aludidas sentencias rompieron el orden constitucional.

En la misma fecha Maduro convoca el Consejo del Estado con el objetivo de “solucionar el impasse” planteado entre dos poderes. En la medianoche, en cadena nacional, anuncia la solución del desacuerdo y ordena al TSJ corregir las mencionadas sentencias. La Fiscal, al día siguiente, el 01A-17 asiste a Miraflores a entregarle a Maduro el informe de los asesinados durante los 40 años del puntofijismo.

Se supone que, en ese momento, la funcionaria acepta la solución planteada a su desacuerdo con el TSJ y guarda silencio. Sólo vuelve a manifestarse el 19M-17 para expresar su desacuerdo con la convocatoria a una constituyente, dado que la constitución vigente es inmejorable en cuanto es el mayor legado de Chávez y su modificación contribuiría a profundizar la crisis actual.

Desde entonces se convierte en una radical adversaria del proceso en marcha y las oposiciones la asumen como una especie de aliada, poniendo a un lado su condición de puntal en las condenas de militantes de esa tolda. Voluntad Popular, por ejemplo, no parece interesarle ahora recordar quien estuvo a la cabeza de la condena de su máximo dirigente: Leopoldo López.

Después de la convocatoria a Constituyente, las oposiciones-MUD llaman a una marcha de protesta para el 04A-17. En esta movilización reaparecen los encapuchados, que podría tener parte de infiltrados, y el ataque con bombas lacrimógenas para impedir el avance de los manifestantes hacia la AN. Así comienza un escenario de violencia que se mantiene invariable hasta la fecha. Una situación que sirve a la parte que la establece.

El 06A-17 se realiza la segunda marcha. Se sigue el mismo esquema y se agrega la tragedia de los muertos. Un policía asesina en Miranda el joven Jairo Ortiz. Se inicia un ciclo de crímenes que supera los 80 casos.



¿Y una vez que avanza la violencia es cuando se convoca la constituyente?

Si, el primero de mayo Maduro convoca la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y la justifica como institución necesaria para el restablecimiento de la paz en medio de la violencia que para el momento registraba más de cien protestas a nivel nacional con un parte de 34 muertos y decenas de heridos y detenidos. Queda claro a esta hora que la búsqueda de la paz es un gran pretexto y que el fondo del asunto es asumir la radicalización del proceso revolucionario y dar el salto hacia el Estado Comunal que significa la ruptura con formalidades democráticas y más específicamente lo que tenga que ver con elecciones sin resultados asegurados por la revolución.



¿Eso quiere decir que quedarán en el pasado las elecciones regionales que ya han sido convocadas para el 10D-17?

La ANC por su condición de supra poder de poderes podrá deponer o ratificar los poderes públicos existentes, suspender cualquier proceso electoral en marcha u ordenar los que considere convenientes. En el caso de las elecciones de gobernadores esta dictadura ha montado otra trampa. La constituyente será establecida y manejada por el PSUV en términos de partido único y se busca a la vez conquistar, mediante una trampa, la totalidad de las gobernaciones.

A este respecto el CNE estableció la inscripción de candidatos entre el 04 y 12 de agosto. Hasta el 30Jul las oposiciones estarán luchando contra la constituyente y si se aprueba seguirá la lucha contra la instalación que debe ocurrir entre el 1° y el 05Ag.-17. ¿Y en qué tiempo la MUD va a proceder a debatir sobre candidatos? ¿Cómo organizar unas primarias? ¿Cómo resolver la pelea inter-partidista por las candidaturas? Esto lleva a pensar que todo ha sido estudiado para que la totalidad de las gobernaciones estén en manos del oficialismo.



¿Por qué dice usted que la violencia paga buenos dividendos
a una de las partes en pugna?

Este cuadro de violencia, como hemos dicho, es lo que sirve de fundamento al gobierno para convocar una constituyente comunal y originaria que tiene un alcance que puede tocar hasta donde quiera la revolución. Puede crear el Estado Comunal, intentar impulsar el socialismo que no se ha dado en ninguna parte. Pero en lo inmediato, como ya te dije, esa constituyente se dirige hacia la eliminación de todo proceso electoral en el cual se pudiera poner en peligro el triunfo de la revolución.

De esta manera impone unas elecciones para una constituyente que ganará porque no tiene competidor y porque cuenta además con los votos programados a partir de la aplicación de dos elementos básicos del reparto populi-socialista: los Comité Locales de Alimentación y Producción (CLAP) aliados a otro mecanismo de control político: El Carnet de la Patria que ya tiene un registro de 14.5 millones de inscritos.

Se conforma de este modo uno de los “partidos” de mayor alcance en la historia de este expaís. Es la gente controlada con un arma esencial: el hambre. Por ello el llamado en tono de terminante amenaza: ¡Hazte socialista o muérete de hambre!



¿Y cómo podría resolverse esta situación?
¿Permanecerá y aumentará la violencia?

La situación hoy es muy grave: a esta hora las dos partes en guerra, no pueden devolverse. Para el gobierno la tal constituyente es la piedra de salvación que le permite apartarse del encierro a que le llevó las oposiciones dada su baja en el cuadro electoral.

A partir del 30Jul-17 podrá imponer sus poderes plenipotenciarios y supra-constitucionales. Esa será la manera de forjar “Su Venezuela Revolucionaria” que se enfrente a la oligarca o derecha. Y este terrible cuadro se sabe de su inicio pero no es fácil prever hasta donde nos puede llevar. Pero no hay indicio alguno de que la violencia pueda amainar. Al contrario, nada tendría de raro que la polarización se vuelva cada vez más confrontación violenta, de fuerza a nivel de guerra…





¿Una guerra civil?

En este momento no es posible hacer esa calificación o determinación. Hoy no están estructurados los dos bandos cívico-militares que son los sujetos de lo que se conoce como guerra civil. Hoy lo que está planteado más bien es la guerra desigual, masacradora. Las armas oficialistas o legales de la República o el Estado de ellos, contra una violencia caracterizada por la improvisación y la utilización de instrumentos domésticos-caseros.

Hasta ahora sólo ha quedado registrado el escenario de la violencia que apunta hacia la masacre y hacia la conformación de un extendido sentimiento generalizado de impotencia que se traduce en angustia, frustración. Una gran arrechera colectiva. La emoción bien cargada de adrenalina que lleva a la gente a extremos de desesperación.

Cuando un adolescente te dice que está en la resistencia, con una máscara antigás y un escudo rudimentario, porque es su única posibilidad de construir algún futuro, porque están clausurados los caminos de formación y vida para los jóvenes, y no le importa que lo maten porque no tiene esperanza alguna de mejorar su condición, ni como marcharse de aquí a un país en el cual se pueda vivir y no ir día a días tras la sobrevivencia, sientes que estás en presencia de la secuela de una guerra, de una masacre que va a lo material y a lo humano-espiritual.




Ahora, de acuerdo a lo que usted dice ¿cómo podrá salir la oposición del encierro de la violencia al que ha sido llevada?

Al elegirse la ANC e instalarse entre el 1° y el 05 de agosto, las oposiciones-MUD, de no haber elaborado otra estrategia, seguirán en la calle protestando en medio de la violencia a que han sido arrastradas. Pensamos que la única estrategia válida va más allá de la acción de unos partidos que se han convertido en “cascarones vacíos” en los que sólo creen sus escasos militantes.

Consideramos que esta delicada situación sólo puede ser enfrentada por una sociedad dispuesta a luchar por la construcción de un futuro diferente.




¿Pero existe alguna posibilidad de un acuerdo o negociación que obvie la tragedia que se vislumbra? Y si no es así ¿qué otros pasos tomará el Estado-Gobierno después de la Constituyente?

Primero permíteme insistir que a esta hora el gobierno no puede devolverse de la línea trazada, que le obliga a imponer la tal constituyente. No es verdad que a estas alturas exista la posibilidad de acuerdos o negociaciones que lo lleven a suspender ese proceso.

Después de la considerable inversión realizada y haber levantado un estado de violencia continuada para alimentar aún más la polarización, en medio de un ambiente de guerra y destrucción, que apunta hacia el más terrible y brutal enfrentamiento que exacerbe su militancia a niveles extremos, no es posible devolverse, dado que ello significaría el fin de lo que se tiene como revolución bolivariana.

Las oposiciones saben a la vez que ese escenario de armisticio no está planteado y entienden, en consecuencia, que están obligadas a seguir la lucha emprendida. El camino de regreso de la violencia, una vez que tienes un altísimo número de bajas, no es nada fácil debido a la falta de argumentos para suspender la contienda. Reconocer que se tiene poca fuerza, entendida en términos de armas y organización, no es posible por parte de quien se considera como mayoría aplastante.




¿Cómo se vislumbra desde esa perspectiva la situación internacional de la revolución bolivariana? ¿Está completamente aislada en el hemisferio?

Cuesta trabajo entender a quienes piensan que un proyecto internacional se pueda considerar “completamente aislado”. No, la llamada revolución bolivariana no está aislada. Es una entidad profundamente relacionada con la madre patria yanqui desde su nacimiento. Dijimos desde un inicio que ésta es una revolución made in USA. Una revolución aupada, permitida y ayudada por EEUU y con la cual hasta este momento ha tenido mucha confrontación de micrófono, de diplomacia.

Pero en sentido estricto no hay registro de perjuicios o daños de esta revolución a sus patrocinadores yanquis. Desde la eliminación de doble tributación hasta la entrega de grandes beneficios del arco minero, pasando por el cumplimiento de las cuotas petroleras y el pago puntal de la deuda, nadie puede decir que hay alguna intención de daño o perjuicio al centro invasor.

Pero además de esto hay que señalar que a China y Rusia esta revolución también le otorga beneficios tanto en lo material como en lo político. La penetración China en nuestra economía es cada vez más extensa y su presencia cada vez mayor. Es una inversión que se traduce en la obtención de grandes beneficios. Es la aplicación de un fondo chino para tener más poder y control en esta neocolonia. Y, al lado de este gigante invasor, viene avanzando cada vez más la potencia Rusa. Y se suma a este “aislamiento”, el apoyo Alba-Celac-Unasur-Petrocaribe.

Y todavía hay que decir que para las antiguas revoluciones es fundamental mantener como un plan piloto para el engaño de hoy y mañana un tal proyecto socialista del siglo XXI. Dejarlo morir, a pesar de las ganancias que en todos los aspectos puede arrojar, es algo que no parece tener cabida en ningún escenario.



¿Cómo es que los grandes capitales del mundo validan los pasos del Estado-Gobierno adjudicando préstamos multimillonarios?

Es necesario entender que esta revolución no está afiliada hoy al FMI-BM pero eso no quiere decir que esté fuera del marco de influencia y negociaciones que controla el capital financiero y global. La entrega de este expaís a ese capital adquiere hoy los máximos niveles históricos. El gran reparto a ese alto capital de la franja petrolera Orinoco y del Arco Minero hablan de manera expresa de lo que es una neo-colonia. De modo que más que de préstamos aquí hay que hablar de inversiones.

El neocolonialismo-global, que marcha conjuntamente con la máxima expresión del capital financiero, paga por adelantado las partes de la “Venezuela revoluciona” por adquirir. Una entrega que nada tiene que ver en el pasado.

En el caso de la oposición y la lucha actual ¿cree que se está logrando algo?

Un conocido dirigente político de las oposiciones señaló en fecha reciente que “no basta con marchar”. Esta frase encierra una verdad: la ausencia en las oposiciones de una política unida a una estrategia. Muy difícil a esta hora saber hacia dónde se dirigen unas luchas opositoras que hace poco decían “Exigimos elecciones” o “Maduro vete ya” y que hoy han sido conducidas a la posición de enfrentar una constituyente que significaría la permanencia por tiempo indefinido del gobierno actual.

Y con un agravante. El camino electoral en la práctica ha sido materialmente eliminado. Como señalamos antes, esa constituyente plenipotenciaria y supraconstitucional podrá mantener y hasta prolongar la vida de esta dictadura valiéndose para ello de lineamientos que, en lo formal, pueden ser leídos como constitucionales y legales, y en estas circunstancias a estas oposiciones sólo les queda abierto en principio el camino de la violencia o levantamiento de las armas para salvar la república violada, con base al artículo 350 de la CRBV.

A esta hora resulta llamativa la creación de los Comités de Defensa de la Constitución y la Democracia. Es la defensa de la constitución que traza muy sólidas bases para el mantenimiento de todos los poderes para un neo-caudillo. La misma historia de la falsa república. Patria de un hombre que reparte pedazos de patria “a su leal saber y entender”.

Y se defiende una tal democracia de cuya existencia no se tiene noticia más allá de los cuarenta años -1958-1998- que recibieron esa denominación- una ficción de democracia o gran escuela de violación de derechos humanos y que llevó al cementerio por lo menos cinco mil personas por causas políticas.



¿Cómo quedan los factores adversos e incluso disidentes del chavismo en un escenario post-constituyente? 

El escenario post-constituyente estará caracterizado por la profundización de la situación de guerra. Es el inicio de un período que podría identificarse con la masacre permanente. Es la radicalización y puesta en práctica de la imposición entendida como revolución supuestamente al servicio de las grandes mayorías. Es el momento de las dos Venezuela: la identificada con la CLAP- Carnet  de la patria, con 4.5 millones de militantes que decidieron hacerse socialista para no morir de hambre, y la Venezuela que asume la rebeldía para seguir una lucha en medio de visibles diferencias y debilidades.

Porque una cosa sería la lucha de la burguesía, otra la lucha de una clase media cada vez más herida y la que adelantan los sectores desheredados que se niegan a sumarse a los supuestos contingentes revolucionarios. Lo que se dibuja, en fin, es un panorama muy duro, difícil, tétrico, con una constituyente impuesta con la exclusiva voluntad del oficialismo. Un escenario que lamentable y trágicamente nos puede llevar a un registro de crímenes que escape a las centenas y tome la vía de los miles.

Profesor ¿hay algo nuevo en esta guerra?

No hay nada nuevo en lo esencial. Este es un proceso caracterizado por la violencia, la fuerza-imposición, el vejamen-sometimiento que a lo largo del tiempo se le dio la cobertura republicano-liberal y hasta se le adicionó unas llamadas instituciones democráticas.

Si pensamos en novedad sólo se puede aludir a elementos de forma. Estos revolucionarios del siglo XXI pretenden acabar con las conocidas formalidades para dirigirse supuestamente a una democracia que haga realidad el poder del pueblo. Ya no es la hora del grito ruso de ‘todo el poder para los soviet’. Lo que allá no fue, aquí será porque se considera que esta experiencia es la llamada a abrir la puerta a la verdadera revolución mundial. Y Maduro estaría llamado a ser por encima de los Lenin, Mao, Ho, Fidel el creador del verdadero camino hacia la revolución proletaria mundial.



Pero seguimos en guerra, mientras tanto...

Sí, estamos en guerra y con la locura criminal en plena acción. En los próximos días, cuando estemos frente al partido único, en plan de jefe absoluto, empezaremos a ver una tragedia de dimensiones impredecibles que sólo podrá ser enfrentada por una política con estrategias muy claras y que apunten hacia la convocatoria de una sociedad que, en términos de organización y conciencia, se decida a actuar como un poderoso y efectivo Movimiento de Movimientos dispuesto por y para la creación de una historia diferente.

Si esto no se hace se dará continuación a las atrocidades a que aludió el 06Jun-17 el Ministro Padrino López, y que hoy se intensifican y profundizan. ¡Ojalá y nos equivoquemos!


Equipo La Cabilla
Twitter: @la_cabilla

24 JUNIO 2017

No hay comentarios.: