jueves, septiembre 19, 2013

¡NO QUISIMOS OFENDER A NADIE!

Kandinsky


¡NO QUISIMOS OFENDER A NADIE!

Agustín Blanco Muñoz

Con el artículo anterior, algunos lectores que no van más allá del título antes de ejercer su sagrado derecho a la crítica, expresaron su malestar. Para unos, como Mariela Peña, se atacó a quien  ganó el 14A y con menor dureza a su contendor. Para otros, como el Dr. J.R. Hurtado León, es injusto señalar a Maduro y a Capriles la misma responsabilidad por la situación que padecemos. Y  abundó esta pregunta: Y  si no estamos con uno ni con el  otro ¿qué o quién nos sacará de esto?

No teníamos planteado volver sobre este asunto. Aspirábamos hablar sobre la celebración de los 30 años de la Cátedra Pío Tamayo de la UCV. Pero advertimos que el problema nos remite a la historia de la propia institución. Porque en su tiempo-espacio recorrido, y desde el Centro de Estudios de Historia Actual, le hemos dedicado muchas horas a investigar el fenómeno de las posiciones individuales en lo que es hoy un simple, aplastado y atormentado expaís.

Nuestro drama histórico fundamental es la ausencia de sentido y dimensión social. Las poblaciones formadas en medio del acoso, la fuerza-presión y el miedo-padecimiento, carecen de espíritu mayor y de reales perspectivas. Dan espacio de manera permanente a la conformidad, el desapego y la no identificación con el todo social.  El individuo sólo piensa en defenderse, subsistir y lograr un mínimo de vida y proyección.

Se define y determina así algo que llamamos sociedad pero que, en el fondo, no va más allá de un agregado inconexo de voluntades que chocan para estar uno por encima del otro. Y  ahí no puede haber siembra de perspectivas. Todo es inmediato y provisional. Pero la idea tiene que apuntar por otro horizonte: hacia la formulación y puesta en práctica de planes para construir otra realidad, otra Venezuela.

Conscientes de que este es uno de los males de mayor contenido que padecemos, hemos intentado, al menos, que se debata, en el entendido de que, mientras domine en nuestro pensamiento y pasos-huella esa línea de simple sobrevivencia,  estaremos materialmente  anclados  a un pasado que se mira a si mismo para  alimentar su permanencia.

Y  en este sentido echamos manos del proyecto que coloca lo social-colectivo, el deber de hombres-ciudadanos-participación, por encima del criterio de lo solitario.  

Esto requiere de un nuevo aprendizaje. De otra forma de concebir la sociedad, el hombre, la historia para no seguir  formando parte de la comparsa  que representa, asiste o administra un individuo presidente u opositor.

Cuando dijimos “Fuera Capriles y Maduro” no quisimos ofender a nadie.  Fuimos  más allá de lo personal-individual.  Porque no creemos que con quitar las dos figuras, surgirá como por magia una nueva situación. Reiteramos: mientras esta historia esté en manos de individuos/individualidades, seguidos por voces e intereses del mismo tenor, muy poco habrá que esperar.

La novedad no existirá. Andaremos en procura de un golpe de suerte, para que el próximo individuo que asuma los destinos de lo que convertimos en una multiplicidad de patrias, dado que cada venezolano parece tener la suya, haga las cosas al gusto del mayor número posible de individuos.

Esto es algo que manejan nuestros politiqueros. Entienden su oficio como una acción de dominio y manipulación. Lo fundamental es el control de los individuos-votos. Y ese individuo, convertido en voto contable, en general  descarga su responsabilidad en el caudillo que lo manipula, representa y sustituye.

Y a ese individualismo le enfrentamos la propuesta de  Constitución-calle-pueblo-colectivo-soberano. Sin firmas, politiquería ni CNE. Es una suma de voluntades que comparten proyectos, sueños, esperanzas. Disposición para enfrentar el pasado, las limitaciones del tiempo que reclamó el concurso del colectivo y no pudo lograrlo.

Pero este no es un simple discurso. Es una convicción basada en el estudio de lo que ha sido y es nuestro llamado proceso de pueblo-colectivo asumido o secuestrado por el proceso de los grandes intereses individuales que controlan la masa de votos que emiten  cada seis años los venezolanos.

Mientras este pueblo-colectivo no asuma su responsabilidad histórica y se convierta en dueño de su propio destino y se aleje de toda complicidad y corrupción ligadas a los minoritarios intereses, seguiremos en manos del mismo esquema  que traía cada uno de los miembros de la comitiva invasora de Colón. Cada quien con su arma, su espejo, su ambición y necesidad de someter al más débil.

De allí que la sola expresión de constituyente originaria,  monte en guardia a quienes se sienten obligados a defender sus beneficios y poderes logrados en el marco de la invasión aún galopante que cada quien impulsa, controla y preside.

Se trata de impulsar una sociedad estructurada a través de instituciones de mira y contenido colectivo y con énfasis en la felicidad de todos. Donde la vida no sea un azar sino un derecho. Un hombre con  producción  para un  mejor vivir. Una comunidad de verdaderos hombres vivientes, enfilada hacia la creación  de otra historia.

Estaríamos así tocando  cuestiones extrordinarias que, como apuntó Miguel José Sanz, sería un desatino lograrlas por medios ordinarios.

Una constituyente originaria debe ser obra de hombres y mujeres con capacidad y necesidad de vivir en una sociedad de hermanos, donde el  todo social sea la condición para alcanzar otro nivel de existencia en el  contexto del verdadero proyecto humano.

No es el ímpetu de la angustia por acabar  con lo que se ha dado en llamar pesadilla del siglo XXI  lo que debe prevalecer en esta lucha. Es necesario poner en práctica un esquema de organización en términos de Movimientos-grupos de Movimientos (MdM) que se junten tipo  red a muchos otros, para adelantar un trabajo   que sirva de base a la creación de una historia que no contemple los   miserables esquemas del capitalismo o el mal llamado socialismo. El tema lo debatiremos el lunes 23/09 en la CPTamayo, Sala E / UCV, 6pm.

¿Seremos capaces, en fin, de avanzar en dirección al hombre de y para la sociedad o aceptaremos el seguir claudicando uno a uno para contribuir al mantenimiento del pasado perverso, ruin y cada vez más destructor? ¡Qué historia amigos! Twit: @ablancomunoz / abm333@gmail.com

16 comentarios:

ChristianYovany dijo...

¿Qué propone Ud? Porque desde su programa con Bayly, pasando por sus videos perdidos desde su cátedra , por "Fuera Capriles y Maduro"y llegando a este,no le agarro la propuesta real y práctica a su "lucha" horizontal-soberana-sin líderes-sin árbitro-sin pies ni cabeza que no deja más que una sensación a haber nadado sin avanzar porque solo uno puede descubrir en términos-con-guión-medio lo mismo que uno ya sabe. Su intento de propuesta es tan idealista q en la práctica no pega. Y de verdad que no pega en la gente. Fíjese, Dr., con todo respeto: Ud comienza este artículo criticando a quienes no lo comprenden. Vamos. Será que es Ud quien no se ha sabido expresar. O peor, quien por no estar en el fuego de la acción solo filosofa y filosofa y se ha perdido por allá arriba...Porque a Ud. lo he estudiado al dedillo...pero me pasa como a esa gente que "no lo comprende". Y más, me deja un mal sabor en medio de una lucha terrible contra ese desgobierno al ver a los nuestros más interesados en hundir a los suyos que al enemigo. Yo no soy un fan de nadie, pero hay momentos en la historia en los que se necesita un lider, un guía, una ruta. Las guerras "horizontales" o de tipo anárquicas nunca llegaron a nada (a no ser una pequeña victoria militar en la guerra civil española). Ejemplos de luchas horizontales perdidas las encuentra en los países de las primaveras árabes. ¿A dónde fueron a parar hoy en día? Las luchas se ganan con liderazgos, organización vertical y unidad. Y ésta es democrática, pues súmele también el debate de frente, nunca el cuchillo en la espalda. Con todo respeto y admiración por su capacidad, yo discrepo enormemente: La calle y el boycot ya fueron probados en el 2002 y el 2005. Fueron un desastre en ambos casos. Me sorprende que un historiador de su talla proponga tropezar con las piedras de la historia. Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Mis felicitaciones tocayo ( con mis disculpas por la confianza) por su excelente artículo de hoy, sin desperdicios, pero no está escrito para entenderlo por parte de ignorantes y sectarios. Estimado Profesor Blanco Muñoz, le pregunto si leyó el libro del autor General H. L. V. DUCOUDRAY HOLSTEIN titulado: MEMORIAS DE SIMÓN BOLÍVAR Y DE SUS PRINCIPALES GENERALES. Me gustaría saber su opinión sobre el mismo, a través de un artículo suyo.

Agustín Molero Mata

Anónimo dijo...

Creo captar su idea acerca de que los ciudadanos asuman responsabilidades y se conviertan en los dueños de su propio destino, no permitir que otros decidan por nosotros, se me ocurre que una manera seria abrir un espacio donde la gente interesada en el tema, que es mucha, a juzgar por los comentarios que generan sus artículos, expongan ideas, hagan propuestas y luego se vayan agrupando, organizando y dándoles forma. Por ejemplo, soy de la opinión de que no debemos volver a permitir jamás que nuestro ejercicio de la democracia se limite a asistir a votar cada cierto tiempo por candidatos que nosotros, el pueblo, colectivo, sociedad civil no hemos escogido, casi siempre gente de dudosa reputación y por ende sin ética de ningún genero, sin experiencia reconocida en el manejo o administración de nada, gente fracasada q por ello escogió la política como medio fácil de vida. En ese sentido, propongo que para la elección presidencial por ejemplo, cada estado postule a una personalidad, un ciudadano de probada moral, con valores morales, familiares,ciudadanos.con ética,que haya mostrado eficiencia y honestidad en el ejercicio de su profesión u oficio. un ciudadano probo, que los hay, aun, en toda nuestra geografía No debe necesariamente tener experiencia política puesto que quienes nos han regido han practicado bastante este aspecto y sin embargo han fracasado estruendosamente luego se iría a una elección primaria, digamos, entre todos esos personajes para elegir entre ellos, los que obtengan mayor apoyo popular al próximo presidente. Que sea propuesto por nosotros, los ciudadanos, no por un dedo cualquiera. Los mecanismos de elección habría que afinarlos y perfeccionarlos. Pero pienso que por ahí va la cosa. A quien se le ocurra algo para mejorar esta idea que lo haga y así vamos construyendo una forma de vida que nazca de las entrañas del pueblo. Basta de falsa democracia, de empoderar a incapaces que nos han sido impuestos!
Luz Ziomara Peraza

Anónimo dijo...

Ante todo mi cordial saludo. En relación a su artículo de hoy “¡No quisimos ofender a nadie!” debo decir que estoy de acuerdo con su planteamiento sobre la ausencia de sentido y dimensión social del venezolano, lo que no comparto de un todo es que haya sido por medio del acoso, la fuerza-presión y el miedo-padecimiento; sin que ello signifique que difiero de esa razón pero creo que las causas fundamentales tienen otra raíz, y a tal efecto me gustaría ofrecerle algunos de mis puntos de vista para su consideración.
El liderazgo-gobierno de Chávez dejó al descubierto la condición humana del venezolano la cual es, desde mi óptica, envidiosa, resentida social y mediocre. Me explico:
Muchos de los razonamientos que he conocido de quienes han defendido y defienden al difunto, que además no han obtenido ningún beneficio tangible del régimen, es que ven en Chávez y sus sucesores una especie de Robin Hood quien perjudica-roba a los ricos, sin que les importe el hecho de no trasladar el botín a los pobres. Para mí eso es envidia y resentimiento social. Y se es mediocre en la medida en que la envidia no es canalizada en función de preparase y trabajar para alcanzar y/o superar aquellos a quienes vemos o suponemos económica y socialmente por encima.
Aunque son múltiples los medios que han influido en la formación de esta personalidad considero como principal protagonista a las iglesias-religiones quienes, en su inmensa mayoría, pregonan y aseguran a sus fieles que la virtud, honestidad y buen vivir están absolutamente concatenadas con la pobreza y, por supuesto, la maldad, villanía, mezquindad e infamia concatenadas con la riqueza. Conducta ésta que ha sido reforzada por autores de novelas, películas, poesías, canciones, etc. en donde siempre el villano es el adinerado y la víctima el desposeído de bienes materiales; y quienes con la difusión de dichas obras paradójicamente se han enriquecido. Por supuesto sin olvidar a los mayores predicadores del asunto que no son otros que los líderes políticos los cuales sin importar ideología, tendencia o nivel de gobierno coinciden en prometer ser los paladines de “Los Pobres”.
Por supuesto que todo esto nos ha enseñado a ser extremadamente egoístas, razón por la cual se me hace difícil entender cómo tener éxito en su proyecto para colocar lo social-colectivo, y el deber de hombres-ciudadanos-participación, por encima del criterio del venezolano actual.
Claro que usted puede replicar que no todos los venezolanos se pueden englobar en la definición que yo he planteado, pero sí creo que son mayoría en razón a lo que a diario vivimos con los problemas de inseguridad, abastecimiento, tránsito, basura, etc. que son evidentemente agravados por el egoísmo.
Es probable que mi punto de vista me haga exageradamente pesimista pero: ¿Cómo lograr instaurar en éste venezolano el aprendizaje que usted señala para que comprenda que el bienestar y progreso de los pueblos está en la fortaleza de su sociedad e instituciones y nunca en individualidades sean del signo que sean?

Atentamente,
Luis Homero Barrios Osuna

Anónimo dijo...

Estimado columnista, debo empezar por confesar que me cuesta mucho entender sus artículos,probablemente debido a mi falta de cultura política. La propuesta que Ud dice se va a discutir tiene algún parecido con las comunas? La dirección del país sería colectiva.? Lo qué ud propone tiene algo que ver con la tercera vía? Cómo se denominaría la ausencia de capitalismo y de socialismo? No se mis preguntas son pertinentes y probablemente ud no tenga tiempo de responderme, pero su artículo me confundió más de lo que estaba.
Albar Martuccialbar

Anónimo dijo...

Parte I
Me encantó el artículo de hoy "no quisimos ofender a nadie". Usted es uno de los pocos que logra tener la suficiente racionalidad para cognitar que la pesadilla presente en Vzla es responsabilidad tanto del gobierno como de la oposición y no precisamente por lo que hicieron en la cuarta, sino por lo que están y continuan haciendo en estos momentos con la defensa de sus intereses y privilegios entre ellos mismos.

Capriles y la MUD son responsables principalmente por no estar a la altura de las circunstancias. La búsqueda de la solución a ultranza por medios pacíficos donde racionalmente no hay ninguna oportunidad por esa vía lo único que ocasiona es que los que dirijen el barco lo terminen de hundir. Cuando una protesta posterior al fraude certera, decidida y sin retorno la cual esa vez era legitima y necesaria pudo cambiar el destino del barco. Lamentablemente el pacifismo de Capriles y la cobardía y comodidad de muchos pseudo líderes colaboran pasivamente para que las cosas continuen como están mientras el gobierno incapaz continua sobreviviendo a fuerza de deuda y por supuesto, agujereando hasta las balsas salvavidas.

Si Bolívar hubiera sido judío y pacifista y si nuestros próceres hubieran sido de la estirpe notable, elitesca, honorable e instruida de los que conforman la mayoría de la MUD, los designios de Venezuela se discutirían hoy en La Moncloa. Los cientos de años de pacifismo judío lo único que ha producido es genocidios, masacres e injusticias. La lucha pacífica se justifica en el caso de la India con Gandhi en contra del superpoderoso imperio británico, pero no aqui contra este puñado de incapaces asesorados por el G2 cubano. La pasividad esperando a un mesías que nos socorra lo único que produce es la continuidad del saqueo y por supuesto, MUERTES. Muertes de cientos de venezolanos que no mueren de gobiernitis, pero si indirectamente de las consecuencias de este gobierno incapaz.

Estoy completamente de acuerdo con usted, el egoismo y la individualidad de parte y parte nos está destruyendo. Muchos notables y declaradores exigen que los chavistas dejen de ser lo que son cuando ellos se enorgullesen de ser adecos hasta que se mueran, sin tomar en cuenta que los adecos junto a los copeyanos son los responsables de la situación que vivimos (exigen que los demás cambien cuando ellos no lo hacen, que ironía). Los que se han robado el liderazgo de la oposición así como los medios y periodistas que los promocionan son elitescos y clasistas, ocasionando que muchos chavistas identifiquen ese egoísmo y se justifiquen diciendo que prefieren esto que volver al pasado………

Victor Villasmil

Anónimo dijo...

Parte II
Razón tuvieron el año pasado Diego Arria y Pablo Medina, Diego dijo que este gobierno era delincuente y no iba a entregar y Pablo dijo que a este gobierno se le gana con votos, pueblo y calle. Pero no les pararon y los medios no difundieron adecuadamente tan sabias declaraciones. En todo esto, los únicos que salen beneficiados son todos los que viven de la robolución. Los chavistas que desangran al país, los medios con la sintonía del debate y de los desastres del gobierno y los políticos que logran estar en la palestra y proyectarse en sus aspiraciones particulares.

Bueno, en fin, no voy a aburrirlo con mis consideraciones, lo importante y por lo que le escribo es que usted es de los pocos venezolanos que piensa original y acertado. Usted piensa como yo y por eso me gustaría mucho que leyera este libro el cual explica las causas naturales de todo lo que está sucediendo en el país y lo que ha sucedido en el planeta. No espere encontrarse con respuestas tradicionales ya que allí no están, al contrario, en esas está la trampa. Léalo con mentalidad abierta y créame que al final se pone bueno. Por cierto, también hay un interesante planteamiento como solución del problema.

Tiene todo el derecho a difundirlo con fines didácticos o sin fines de lucro, claro está, si está de acuerdo con los planteamientos y no está atrapado por la rigidez del pensamiento tradicional académico.

Saludos cordiales.

PD: No se disculpe con los que se ofendieron con su artículo, no lo merecen. Son tan egoístas como los chavistas, sólo están pendiente de sus privilegios buscando a ultranza justificaciones para su pensamiento contrasupervivencia. Son incapaces de aceptar estar equivocados aunque esto beneficie a las mayorías.
Victor Villasmil

Anónimo dijo...

Profesor: Creo que serían distintas las cosas si esta oposición se dignaran escuchar o debatir con gente como usted. Hágale un bien al país, llámelos usted a discutir.

Margarita Sequera

Anónimo dijo...

Profesor: Creo que serían distintas las cosas si esta oposición se dignaran escuchar o debatir con gente como usted. Hágale un bien al país, llámelos usted a discutir.

Margarita Sequera

Anónimo dijo...

"algunos lectores que no van más allá del título antes de ejercer su sagrado derecho a la crítica". Cuando un docente y escritor inicia un artículo denigrando de quien opina diferente y después se manda un discurso, que casi nadie entiende, para demostrar cuan preparado es intelectualmente, no reacciona con la humildad que debe poseer un intelectual de la talla del autor del escrito.
Raul Urbina Llanos

Anónimo dijo...

Buenos días profesor: mis respetos, quisiera que nos explique como se puede reformar, cambiar, transformar ALGO QUE NO EXISTE? así mismo como se puede dañar lo mismo? entiendo que Venezuela es una ficción, una ficción de hombres ficticios, de familias ficticias, de sociedades ficticias, eso si, como bien lo dice de ambiciones personalistas.
jose manuel cortez cortez

Anónimo dijo...

Una constituyente originaria debe ser obra de hombres y mujeres con capacidad y necesidad de vivir en una sociedad de hermanos, donde el todo social sea la condición para alcanzar otro nivel de existencia en el contexto del verdadero proyecto humano. Profesor ABM, ese párrafo resume, la idea central de sus escritos: ¡Fuera Maduro y Capriles! y ¡No quisimos ofender a nadie! Pero, mis informales encuestas indican que el pueblo, aunque muestra 80% de rechazo al actual gobiernito y al socialismo chavista, cree que cada integrante de un nuevo gobierno vendrá con su arma, su espejo, su ambición y necesidad de someter al más débil. El pueblo se siente en medio del plomo o balazos corruptos de los capitalistas y de los socialistas chavistas. ¿Padónde cogemos? Bueno, usted propone: Constitución-calle-pueblo-colectivo-soberano. Pero, el pueblo siempre esperará un MESÍAS. ¡Qué historia profesor!
Miguel Chacín

Anónimo dijo...

Mientras no se desmonte la estructura del estatismo petrolero no se podrá forjar el carácter de ciudadano democrático. La historia será la misma, repitiéndose una y otra vez. No habrá suerte o azar que la modifique. El venezolano no será dueño de su propio destino mientras esté amarrado por el gobierno. En la constituyente el ganador siempre será el estatismo petrolero. Qué mejor contenido colectivista que el estatismo. ¿Dónde se encuentra la miseria profesor, en los países capitalistas o en los socialistas? ¿Quién controla la red de la mafia?
José R Pirela

Anónimo dijo...

Se ve que hay mucho odio en ud, por la forma de su articulo,decir fuera maduro y fuera capriles lo dice todo,decir miserables esquemas capitalistas y hablar con tibieza del socialismo, lo dice todo...mire a sus paises al rededor y mas alla que paises les esta yendo bien y cuales no pero en democracia el politico bobo es dogmatico pero el realista y sensato aplica lo mejor para su pais no sus caprichos infantiles producto de su ceguera y testarudez ,se debe mirar hacia adelante para avanzar lo pasado sirve de experiencia para no cometer errores en el futuro , pero si uno se queda revolcandose en el pasado el atrazo esta garantizado,hay que madurar,el que no lo estienda asi no puede aconsejar a nadie ni es su propia casa.
willian santos

Anónimo dijo...

Estimado profesor Agustín Blanco en su calidad de historiador sabe bien que un planteamiento como el que usted hace no llegara nunca a las grandes masas del país, que requieren de un discurso sencillo que entiendan con facilidad, su planteamiento es tan utópico como el que plantea el socialismo del siglo XXI en una palabra "irrealizable" así pues con sus palabras como meta pero con los pies en la tierra podríamos simplificar las cosas diciendo que Venezuela necesita Gobernantes (Presidente, Gobernadores, Alcaldes, Ministros, etc.) no Gobernante que estén dispuestos a decir y hacer lo CORRECTO y no lo políticamente correcto, una vez dado este paso que puede llevar con facilidad un siglo, podremos aspirar a continuar el camino maravilloso que usted plantea. La dificultad estriba en que el pueblo en su mayoría está acostumbrado a que le digan lo que quiere escuchar , una política de hacer y decir lo correcto no gana votos dado que como usted mismo plantea nuestro pueblo es inmediatista.
Yamal López Simón

Anónimo dijo...

Estimado prof. ABM, en atención a su controversial artículo, me atrevo a sugerirle una opción, consiste en promover la creación de grupos a traves del Registro Electoral Permanente (REP)el cual pueden "descargar" por internet desde el sitio www.cne.gob.ve y estos a su vez, se interconectarian con las nóminas de los condominios, colegios profesionales, sindicatos, etc.(trabajo de campo)a fin de crear esas "redes" de población-soberano-ciudadano y ponerlas en acción para recabar un perfil histórico-social y definir un "mensaje" que motorize ese movimiento hacia la definición de un proyecto factible de sociedad, proceso que decantará sus lideres naturales. Logrados los objetivos, habrá una posibilidad cierta de convocar con observadores internacionales, una Asamblea Nacional de Ciudadanos y estos a su vez elegir, sin el CNE ni los poderes constituidos, una Asamblea Nacional Constituyente que nos permita reconstruir la Venezuela que todos queremos y no la que nos impone un 25%.Att.
Nélson Pérez