domingo, abril 01, 2007

JUAN RAMON JIMENEZ HABLA SOBRE EL HOMBRE



“Aristocracia, a mi manera de ver, es el estado del hombre en que se unen –unión suma- un cultivo profundo del ser interior y un convencimiento de la sencillez natural del vivir: idealidad y economía. El hombre más aristócrata será, pues, el que necesite menos exteriormente, sin descuidar lo necesario, y más, sin ansiar lo superfluo, en su espíritu.

Y democracia ¿qué es? Si, etimológicamente, democracia significa dominio del pueblo, para que el pueblo domine tiene que cultivarse fundamentalmente en espíritu y cuerpo. Pero, cultivado así, el pueblo es ya el aristócrata indiscutible. De modo que no hay democracia en un sentido lógico, porque no debe haber pueblo en contraste.

El pueblo, además, no podría gobernar como tal pueblo convencional, como el pueblo en tal estado en que lo sostienen sus explotadores que, en realidad, son malos burgueses, medio estancados, que quieren mandar sin ‘demos’ ni ‘aristos’. Y el pueblo no es justo que quede en la fase de plebe, de masa amorfa y silvestre en que hoy está buena parte de nuestro mundo, gracias a sus ahítos defensores.


Yo no creo en una Humanidad conjunta más o menos igualada con estas o las otras facilidades, sino en una difícil comunidad de hombres completos individuales.”*



* Juan Ramón Jiménez, “Aristocracia y democracia”, El Trabajo Gustoso. México, Aguilar, 1961, pp. 60-61.

1 comentario:

José dijo...

Excelente artículo.