viernes, mayo 19, 2006

¡ENFRENTEMOS LOS MONSTRUOS ELECTORALISTAS!


LA MANIPULACIÓN ELECTORALISTA es creciente. Las organizaciones políticas que se abstuvieron el 04D-05, ahora llaman a votar. Y convocan unas primarias para elegir el candidato que derrotará al GP el 03/12/06. De nuevo se vende el fraude-engaño. Ahora el blindaje lo ofrece la unión de la disidencia.

El oficialismo responde con una acusación: las candidaturas son un montaje para luego retirarse como el 04D. Y este es el ‘Plan B’ a enfrentar. Pero los promotores de la “unidad” responden que son una sola fuerza y que esto impedirá el fraude. Por ello uno de los candidatos señala que la abstención para el inmovilismo y sin ‘Plan B’ es pura paja (EN, 15/05/06, A-2), de lo que podría colegirse que ‘las oposiciones unidas jamás serán vencidas porque tienen un plan alterno’. ¿Cómo el que todos vimos el 16Ag-04 o el 04D-05?

En principio todo parece dirigido a llevar al colectivo hacia otra trampa-engaño en nombre de la democracia y la unidad. Aquí en 196 años de república no ha habido unidad, sino pactos-negociaciones en beneficio de las cúpulas. Al colectivo sólo se le llama a votar por quienes así lo disponen y tarifan.

ESTA TEMÁTICA LA DEBATIMOS el lunes 15 en la Cátedra ‘Pío Tamayo’ de la UCV en el foro titulado La coyuntura electoral: ¿Una manera de contribuir a la destrucción política? Los ponentes Eddie Ramírez y Luis Indriago de ‘Gente del Petróleo’ presentaron una propuesta que une la participación al aprovechamiento de las circunstancias para organizar la gente. Parten de que ‘Venezuela no vive en democracia’ pero buscan el entendimiento político y el candidato unitario para defenderla. ¿Defender qué?

La precandidata, Cecilia Sosa Gómez, propugna la unidad de la disidencia y el candidato unitario aunque sabe que habrá otros. Pero advierte un final infeliz en el cual “Chávez incorporaría a su gobierno al candidato vencido y a los grupos económicos que lo apoyaron para crear lo que va a ser posteriormente un nuevo gobierno de unidad nacional”.

Según este testimonio, en el mejor de los casos, la tal unidad sólo serviría para que, a la hora de la gran crisis, el GP pueda contar con una fuerza opositora salvadora para instaurar un ‘gobierno de unidad nacional’. Ya Caldera a la hora de su debacle consiguió el apoyo salvador de Petkoff. ¿No podría ocurrir algo similar?

Manuel Rodríguez Mena, al comentar las ponencias, documentó los mecanismos que utilizan las smarmatic para acometer el fraude-trampa y su condición de inamovibles como garantes del triunfo del régimen. Y en este marco, el ‘triunfo’ del GP está más que asegurado.


¿CUÁLES SON ENTONCES LOS ESCENARIOS? Algunos irán a una participación concertada y otros se abstendrán. Pero también el descontento puede retomar las calles para exigir elecciones limpias. Y ante la posibilidad de un estallido popular, intento de golpe de Estado y creciente descomposición-inestabilidad, el oficialismo acudiría al autogolpe, el estado de emergencia y la postergación de elecciones.

Por ello esta es la hora del mayor desafío al colectivo. Tiempo de enfrentar, con conciencia y organización, los monstruos electoralistas, para darle fuerza y continuidad al 04D-05 que, en su condición de 27F-89 electoral, impulsa hoy el gran movimiento contra la destrucción de este ex-país. abm333@gmail.com

Agustín Blanco Muñoz

Publicado en El Universal, 19 de mayo del 2006.

1 comentario:

Oscar Paludi Baz dijo...

Estimado amigo,

Usted señala, muy acertadamente:

"...Por ello esta es la hora del mayor desafío al colectivo. Tiempo de enfrentar, con conciencia y organización, los monstruos electoralistas, para darle fuerza y continuidad al 04D-05 que, en su condición de 27F-89 electoral, impulsa hoy el gran movimiento contra la destrucción de este ex-país..."

En un todo de acuerdo con su opinión, me permito señalarle que a estas alturas creo que los venezolanos estamos literalmente saturados de planteamientos, diagnósticos y teorías. No parece existir una estructura sociológico-cultural que permita la unidad necesaria para enfrentar todas estas calamidades. Dicho en otras palabras: El problema somos nosotros, todos.

He pensado y sostengo firmemente que la vía para salir de este desastre que nos agobia sigue siendo la forzosa (no deseada ni deseable) aplicación en conciencia del artículo 350 de la Constitución, pero luego de analizar lo que sucedió en el Paro Cívico -que ha podido ser un éxito rotundo- cuando muchos demostraron su claro desinterés por el bienestar colectivo y el futuro de Venezuela, frente a sus propios intereses, dudo mucho que podamos lograr algun tipo de unidad. Para cualquier cosa.

Le reitero que estoy en un todo de acuerdo con usted, pero no puedo ignorar que el problema que nos aqueja va mucho más allá de unas elecciones. Va con la conciencia del venezolano, con la cultura, con su amor por la patria, con su degeneración.

Con todo ese bagaje me siento, amigo mío, absolutamente pesimista.

Reciba usted un cordial saludo.