miércoles, junio 15, 2005

¿Tiro al presidente?


Estamos ante un poderoso monstruo que no advertimos en su exacta dimensión.

Tendemos a ignorar lo que ocurre para no obligarnos a definir una posición. Y en esto puede haber una dosis de cobardía.

Así, ante el cuadro de la desaparición-escondite del gran presidente (GP) entre el 27 y el 30/05/05 mucha gente reacciona con salidas ‘humorísticas’.¿Se persigue ocultar el miedo-temor? ¿Se enfrenta así un régimen neo-autoritario y de profunda vocación fascista y totalitaria?

A esta hora de creciente inestabilidad, acomodo y desinformación, se podría aceptar la hipótesis de que ese escondite o autosecuestro se debió a una refriega palaciega en la cual hubo un herido y ‘algo más’. ¿Un tiro al presidente? Ello obligaría a tomar medidas de mayor seguridad. Por ello se suspende la parada militar del 24-06, Día del Ejército y de la Batalla de Carabobo.

Y si la alarma la ocasiona un incidente ocurrido en Miraflores, el gobierno no tendría control ni de sus propios espacios.

Se generaliza la desconfianza y por ello ningún campo abierto parece conveniente. Esto no lo aprueba la seguridad G2.

¿Y qué está en el fondo de esta crisis?

La proximidad de los ascensos militares de julio por lo general ocasiona conflictos de diferentes matices. Pero en este caso hay un elemento que se mueve entre lo polémico y lo explosivo: la Promoción de Estado Mayor ‘Fidel Castro’.

Esto en principio puede verse como una provocación. En términos históricos el llamado ‘castro-comunismo’ no ha sido bien visto por la FAN.

Está vivo el recuerdo y heridas de la lucha armada de los 60 donde esa entidad tuvo marcada injerencia. Pero ahora resulta que el antiguerrillero de entonces y hoy GP, aprueba y justifica aquella acción contra la “democracia”.

¿Pero es esa la opinión del grueso de la institución? Una parte importante de la promoción manifestó su desacuerdo, pero se impuso una mayoría que había adquirido previamente un compromiso político con el gobierno.

Está claro en consecuencia que quien asuma posiciones irreductibles no surgirá en su carrera.

Pero, ¿por qué el GP corre el riesgo y desafía el sentimiento antifidelista de la FAN?

La ausencia de un verdadero partido y de una FAN, que no termina de cuadrar como un todo en el ‘proceso’ más allá de las ‘fichas comprometidas’, obligan al GP a aceptar incondicionalmente el apoyo que le brinda Castro.

Una fuerza que está a su lado desde un comienzo y que es puntal en el “triunfo” que obtiene el 11A-02 y en los sucesivos que culminan en 15Ag.-04.

Hoy, con todos los poderes en sus manos, siente que puede proclamar a toda voz y desafío que ésta y la cubana es la misma y única revolución. Dos procesos con un solo destino.

Por esto hay que tomar con mayor seriedad-rigor lo que aquí está ocurriendo.

Castro y Chávez no se van a devolver. Mientras no haya una fuerza capaz de detenerlos, su acción destructiva proseguirá con toda normalidad. Cuando no sea así se levantará la más abierta represión que no reparará en número de muertos.

Al fin y al cabo ya está registrado que no hay destrucción (¿revolución?) sin sangre. Y para este escenario aquí no hay ninguna preparación.

¿Dejaremos una vez más que los muertos entierren a los muertos?
abm333@gmail.com
Agustín Blanco Muñoz

1 comentario:

Miguel Angel Gil dijo...

Muy interesante, pero observo que faltan unos elementos muy recientes
El GE (gran escape de la disip)reporte en prensa acerca del CNE, firmado por Trino Márquez entre otros, la creciente promoción pot cadena de tv del presidente y los cubanos, el caso de la Guardia Nacional en Bolívar, el dar a la prensa los muertos en Aragua, el caso de la extradición presentado en USA por G. Rodriguez y sus consecuencias, la nueva ley de educación, etc.