jueves, julio 31, 2014

EL UNIVERSAL NOS EXCLUYÓ DE SUS PÁGINAS GUBERNAMENTALES



EL UNIVERSAL NOS EXCLUYÓ DE SUS PÁGINAS GUBERNAMENTALES

Agustín Blanco Muñoz
(Una nota necesaria)

A PARTIR DE ESTE VIERNES EL UNIVERSAL
DECIDIÓ NO DARLE CURSO A NUESTROS ARTÍCULOS

En  esta fecha recibimos un correo del jefe de opinión de El Universal, mediante el cual se prescinde de las colaboraciones de este columnista. Dice textualmente la nota: “Lamento tener que informarle que debido a la reestructuración editorial que adelanta el diario El Universal se ha hecho una serie de ajustes y por esta razón ya no podemos darle curso de publicación a sus artículos temporalmente."

LOS MEDIOS DE LA REVOLUCIÓN NO TIENE
ESPACIO PARA LA DISIDENCIA

El planteamiento es lamentable.  Es la falta de valentía para decir franca y abiertamente que el pensamiento del personaje a quien se dirigen no puede tener espacio en un diario de y al servicio de la revolución. Que no pueden aceptar en sus medios columnistas dispuestos siempre para el análisis de la situación actual y el ejercicio de la crítica abierta, franca, comprometida y responsable.

REITERAMOS QUE PARA SUPERAR NUESTRA TRAGEDIA
HAY QUE ENFRENTAR LOS DOS MONSTRUOS

Y se trata específicamente en nuestro caso de una posición que no hace concesiones a ninguna posición política. Ni a la gubernamental ni a las de las oposiciones oficialistas. Hemos mantenido y mantenemos que la superación de la tragedia de este expaís pasa por el enfrentamiento al monstruo gubernamental y a su cómplice y comparsa.

AQUÍ NO HAY LIBERTAD DE EXPRESIÓN SINO PARA QUIEN
PUEDA COMPRARLA

Y en relación a los medios de comunicación partimos de una concepción muy clara y firme. Aquí no ha habido ni hay libertad de expresión sino para aquel que  la puede comprar. Los empresarios de la comunicación y los señores propietarios y clientes de los mismos tienen los bienes suficientes para adquirir la libertad de expresión que les dé la gana. 

NADA NUEVO EN LA BOTADA QUE HOY NOS HACE
 EL UNIVERSAL

Quienes hemos pasado a lo largo de los años por empresas de comunicación, cualquiera sea su signo ideológico y político, sabemos que estamos expuestos a que en cualquier momento se nos señale que el medio ha decidido hacer un recorte, un cambio, una renovación, un ajuste o reestructuración editorial y que por lo pronto dejamos de formar parte de la lista de colaboradores. En algunas oportunidades se utiliza, a quienes somos afines a la crítica, para dar muestras de una supuesta amplitud y capacidad de tolerancia.

De modo que no hay nada nuevo en la separación o botada que ahora nos hace El Universal que como se sabe ha pasado a ocupar un puesto fundamental en el gran listado de medios controlados por el mando-poder revolucionario. Es la hegemonía comunicacional que está al servicio de  la que se ejerce en el mando-poder y en todos los elementos del cuadro histórico.

Una hegemonía que sirve para  un control de la opinión cada vez mayor, algo que es fundamental para el mantenimiento de un régimen  que está montado sobre el dominio que ejerce sobre una militancia que responde más a la tarifa que los ideales que se pueden derivar de asumir una posición ideológica y política.

NUESTROS ARTÍCULOS SE SEGUIRÁN PUBLICANDO EN HISTORIACTUAL

Ya no estaremos en El Universal. Pero nuestro trabajo no nació en este medio. Es un espacio más de los muchos por los cuales hemos pasado. En lo inmediato, los interesados en nuestros artículos podrán encontrar el que corresponde al día de hoy en el siguiente enlace:




agustín blanco muñoz
31 de julio del 2014





4 comentarios:

Maria Eugenia Gil Beroes dijo...

mas claro no canta un gallo!!!!!
Si me permiten la expresión,tanto la invitación a la reflexión sobre que fue lo que pasó con H Carvajal, como la salida de El Universal de su columna quedan explicadas en cada uno de sus dos últimos articulos. Nos queda pues a los que necesitamos sus sugerencias para la reflexión seguirlo con más ahínco por estas redes sociales y darle las gracias por presentar nuevas aristas que nos lanzan a la complejidad de los grises y a no aceptar el circo- facilismo del blanco y negro, tan promovido por gobierno y sus oposiciones
Maria Eugenia Gil Beroes

Anónimo dijo...

El Universal llegó donde tenía que llegar: a propiedad de esta revolución...¿Que verguenza para el viejo Andrés Mata y los Luís Teófilo Núñez, padre e hijo?

Javier Infante

Anónimo dijo...

El régimen avanza a paso de toda masacre. Ahora le tocó a los opinadores de El Universal encabezados por Marta Colomina,Agustín Blanco Muñoz, Mingo, Carlos Blanco, Nitu Pérez O y pare usted decontar ¡Que bolas!

Patricio Angarita

Anónimo dijo...

Es lamentable lo que está ocurriendo con El Universal y otros medios de comunicación en Venezuela. Por supuesto que expreso mi solidaridad con el profesor Blanco Muñoz; seguiré leyendo sus escritos. Esa solidaridad es conmigo mismo y con todos los lectores afectados. Estoy de acuerdo con la larga historia de exclusiones, pero no creo que lo que ocurre actualmente es una repetición de lo que ha ocurrido siempre. Muchos de los lectores de El Universal también somos lectores de muchos otros medios, grandes y pequeños; seguidores de muchos medios audiovisuales, grandes y pequeños; ahora asiduos a medios como este blog propio de estos tiempos. Una hegemonía comunicacional como la que se está imponiendo actualmente no se había visto en Venezuela nunca antes, ni siquiera era fácil de imaginar que algo así pudiera ocurrir. ¿Quién podía anticipar que El Universal sería de hecho un periódico "revolucionario"? Como si fuera poco se anuncia un nuevo gran diario del partido de gobierno, sin mencionar la apropiación de la televisión por medio de la compra de canales, el control y la ley resorte. Esto está llevando a un extremo tal que una gran parte de la población se ha quedado sin referencias informativas nacionales (se refugia en el Internet, en el cable, en CNN). En fin, que se está produciendo un fenómeno de ahogar al ciudadano al separarlo de sus vínculos significativos, algo nunca visto en Venezuela y sin que nada ni nadie, aparentemente, pueda evitarlo. Eso es parte de la historia. ¿Pero es obligatorio pasar por esto?